Publicado el

Cómo apoyar a tu empresa (aunque no seas el dueño)

Plan por procesos

Cómo apoyar a tu empresa (aunque no seas el dueño)

por | 8 septiembre 2020

En medio de una pandemia que no pareciera tener fin y con empresas tan golpeadas por la crisis económica, me animé a escribir sobre el aporte que los empleados pueden hacer a sus empresas y fortalecerse mutuamente. Hablaré desde la experiencia, desde mi perspectiva como empleada y como empresaria, seré breve son 4 puntos que aprendí siendo empleada y confirmé ahora en mi posición de empresaria.

Ser parte del equipo de trabajo de una pequeña empresa tiene mucho significado, tu palabra será tenida en cuenta y cuando te lo propones marcarás la diferencia. No siempre será fácil lograr cambios, todo el mundo está ocupado, hay muchos procesos en el horno y las decisiones se van tomando en el camino, pero con perseverancia podrás lograr transformaciones significativas que harán de ti un mejor profesional para esta empresa o cualquier otra.

En medio de una pandemia que no pareciera tener fin y con empresas tan golpeadas por la crisis económica, me animé a escribir sobre el aporte que los empleados pueden hacer a sus empresas y fortalecerse mutuamente. Hablaré desde la experiencia, desde mi perspectiva como empleada y como empresaria, seré breve son 4 puntos que aprendí siendo empleada y confirmé ahora en mi posición de empresaria.

1. La paz que brinda la autogestión. Cumplir con tus funciones es importante, un integrante que se encargue de sus tareas sin que nadie se lo recuerde da mucha tranquilidad porque no habrá que desgastarse en seguimientos permanentes. Este comportamiento motiva a los demás, genera un ambiente de rigor que se contagia, permitiendo que los procesos fluyan y se alcancen mejores resultados.

2. Disposición al cambio. Todos esos procesos que están en el horno, necesitan pasar por ensayo y error muchas veces. Contar con la disposición de los integrantes del equipo para probar nuevos procesos, dándoles la oportunidad de fallar o funcionar vale oro. Muchas veces se descartan buenas ideas por no hacer la prueba y aferrarnos a los hábitos que obstaculizan los cambios y con ello las posibilidades de mejorar y trascender.

3. Perderle miedo a la medición. Entiendo que hay empresas temerarias, que se dedican a consumir la energía de su gente con amenazas permanentes de despido por el no cumplimiento de metas incumplibles. No voy a detenerme ahí. Hoy me refiero a una medición sana, que te ayuda a ser mejor profesional y le da información a la empresa para identificar y fortalecer sus debilidades. La Medición es una herramienta para evitar el conflicto porque da claridad y alinea expectativas desde la gerencia, te permitirá priorizar y por eso en vez de sentirte presionado cuando te lo propongan quizás puedas verlo como una oportunidad de aprender y ser mejor.

4. Amplifica los mensajes de tu empresa. Yo amé cada empresa en la que trabajé, me apropié de sus cuentos y los hacía mis cuentos. No lo hacía por recibir felicitaciones, lo hacía porque realmente entendía que los objetivos de la empresa, eran mis objetivos y que podía sumar compartiendo los mensajes con mi círculo cercano y cuando se hace en equipo puede traer grandes resultados.

Es algo así como un sentido de pertenencia digital, y es muy fácil cuando sabes hacerlo…Y para ahorrarte la cacharriada te dejo un video que te dará muy buenas ideas.

Documentación de marca para Web Estratégica
Ejecución para Web Estratégica
Plan por procesos para Web Estratégica
Últimas entradas de Sara Escobar Mejia (ver todo)